Visitas de reconocimiento a las vertientes del Silala

(Parte II)

De vuelta a La Paz, nos pusimos, como objetivo principal, investigar y analizar los motivos por los cuales los distintos gobiernos no le daban importancia a este recurso vital, conociendo y sabiendo que Chile, sin este recurso, no podía haber desarrollado la industria minera chilena.

Varios son los viajes que realizamos a las aguas del Silala, con el objeto de verificar con más detalle el número de las vertientes, la altura en el que se encontraban, la distancia respecto a la línea fronteriza, el volumen de agua que tenían las vertientes y el total de agua que traspasaba la frontera, la temperatura en el día y la noche, los recursos existentes en el sector del Silala, las vías de comunicación, la infraestructura existe, las comunidades más cercanas a las vertientes del Silala, etc., etc

.

Debo señalar, que todos los viajes fueron a costa del autor, así mismo el apoyo de mi padre Anacleto Lérida Lucas (Q.E.P.D.) fue decisivo, quien a los 70 años de edad (1991 a 1996) estaba muy activo y siempre lúcido en cuanto a las ideas, historia, propuestas y conclusiones sobre este recurso vital.

 

Los viajes a las vertientes del Silala

Los viajes a las aguas del Silala fueron hechas desde la ciudad de Uyuni. Para una orientación de todos quienes quieran conocer las fuentes de las aguas del Silala están casi obligados de pasar por la comunidad de Ramaditas, luego la comunidad de Vilavila y llegar a la población de San Cristóbal, situado a 99 km de la ciudad de Uyuni. La siguiente estación es la comunidad de Culpina K, luego viene Alota y a unos 25 km de Alota desviar al lado izquierdo del camino principal de Alota a Avaroa. El siguiente punto de referencia es la laguna Chulluncani, que se bordea por la parte sur y encumbrar hasta llegar a Cachi Laguna, donde en la parte oeste existe un pequeño campamento abandonado. El siguiente punto de referencia es Agua de Perdiz, que se encuentra al final de una quebrada al pie del cerró Agua de Perdiz, en la parte Sur Este luego, cruzar parte de las pampas del Silala, unos 30 km aproximadamente, luego desviar a la derecha y aproximadamente a 5 km estarán las primeras vertientes de las aguas del Silala.

La distancia entre Uyuni y las vertientes de las aguas del Silala es aproximadamente 250 km, que se puede recorrer en aproximadamente cuatro a cinco horas, esto dependerá del tipo de movilidad que se use.

El camino de Uyuni a las aguas del Silala es relativamente estable, es decir en tiempos de seco y hasta el cruce de Alota se puede desarrollar una velocidad promedio entre 60 a 80 km/h luego viene la parte más suntuosa donde se puede alcanzar una velocidad máxima entre 40 y 60 km/h. En tiempo de lluvia se hace más difícil, sin embargo tomando las precauciones es posible llegar en un tiempo de 5 a 6 horas.

 

Reconocimiento de las vertientes de las aguas del Silala

De acuerdo a nuestro trabajo, las primeras vertientes están ubicado a una altura de 4340 metros sobre el nivel del mar y existen tres vertientes que en conjunto brotan un volumen de 80 a 120 litros por segundo. La temperatura del agua varía entre cinco a 15 °C, siendo la temperatura mayor en horas de la madrugada (una a cinco de la mañana).

Las vertientes del Silala fueron canalizadas y recorren hasta 5 km para llegar a la frontera con Chile. Estas aguas, antes de ser canalizados, irrigaban de forma natural, todo el sector en un radio de 100 a 200 m para luego desembocar en un pequeño cañadón luego dirigirse hacia lado Nor Oeste y tomar un curso directo para llegar a un otro cañadón finalmente desembocar en una quebrada más amplia donde también influyen agua de otras vertientes situados en una quebrada al norte. En esta primera parte no existen más que estas tres vertientes que fluyen de la parte superior que están íntegramente situados en territorio boliviano.

En una quebrada, situada más al norte de las vertientes señaladas, están otras vertientes a una altura de 4000 m sobre el nivel del mar. Este recurso vital es transportado a través de una cañería de fierro fundido de aproximadamente 24 pulgadas de diámetro, en una distancia de casi 600 metros, luego es llevado por un canal hasta la desembocadura de una quebrada mayor donde se encuentra con las aguas provenientes de las tres vertientes señaladas anteriormente. El volumen de esta vertiente varía entre 80 a 100 litros por segundo.

Estas dos vertientes principales hacen un volumen total de aproximadamente 200 a 300 litros por segundo. Esta variación está en función de los tiempos de lluvia, es decir que entre los meses de diciembre a marzo, el volumen de agua aumenta, mientras que en los meses de abril a noviembre el agua disminuye.

A partir del encuentro de estos dos canales, existe una obra civil y el agua es controlada a través de unos estanques, donde decanta la arena que es traída por el agua. Estas obras civiles (estanques) cuentan con los desarenadores y controles de volumen de agua, es decir que a los estanques está conectado una cañería de fierro fundido de 24 pulgadas de diámetro y a un lado está el canal que conduce al agua por todo el cañadón del Silala hasta llegar a la línea fronteriza con Chile. El canal tiene una dimensión de 60 a 80 cm de base por 60 hasta 1 m de altura. La base del canal está empedrada y hasta 1991, tanto las obras civiles como los canales, estaban mantenidas por un grupo de obreros chilenos, quienes habitaban en territorio chileno y sólo venían a trabajar en el día al sector o territorio boliviano.

Para cumplir con el mantenimiento de los canales y otros trabajos, los chilenos construyeron a lado norte de las obras civiles, en pleno ingreso al cañón del Silala una pequeña casa de madera, que servía como depósito para las herramientas que utilizaban los trabajadores, así por ejemplo en septiembre de 1991, la Comisión FIDES encuentra en las vertientes y a lo largo de los canales una serie de herramientas como ser botas, escobas, guantes rastrillos, palas, picotas, martillos, maderas planas y listones, además de otras herramientas menores.

Debemos tomar en cuenta que la cañería de fierro fundido era llevada por debajo de la tierra, es decir que en un principio no ha sido visible, sin embargo en los siguientes viajes pudimos descubrir constatar que existía esta cañería. Esta forma de trabajo nos hace pensar que los chilenos en previsión a lo que podían realizar los bolivianos, toman esta forma, de llevar el agua por cañería bajo tierra.

Descripción geográfica del sector de las aguas del Silala

Las aguas del Silala se encuentran entre los cerros Cabana, cerrito de Silala y el cerró de Inacaliri al norte. La línea de frontera, según el Tratado de Paz y Amistad, suscrito entre Chile y Bolivia, el 20 de octubre de 1904, señala: “… Desde cuya cumbre Norte (Volcán Apagado) (15) irá por un contrafuerte al cerrito de Silala (16) y después en línea recta al Cerro de Inacaliri o del Cajón (17). …”[1].

Durante las visitas realizadas a las fuentes de las aguas del Silala, se ha podido comprobar que estas vertientes se encuentran íntegramente en territorio boliviano, por lo tanto no existe un motivo y menos duda que las aguas del Silala son, pertenecen a Bolivia y están en territorio boliviano.

Por otro lado, el Instituto Geográfico Militar (IGM) en junio de 1972 publica la hoja cartográfica número 5927 I, donde se puede evidenciar que las primeras vertientes de las aguas del Silala se encuentran a 2.5 km respecto al hito número LXXIV, marcada con el nombre Silala Chico y ubicado en la cumbre del cerró Silala Chico. Asimismo, los técnicos del Instituto Geográfico Militar han marcado con palabras tachar eso con letras de color azul “Río Silala (canalizado)”. Según esta hoja cartográfica, las primeras vertientes de las aguas del Silala estarían situados a 4340 metros sobre el nivel del mar.

De otro lado, el Instituto Geográfico Militar ha definido junto a su par chileno los hitos números LXXIII, con la denominación Silala; el hito número LXXIV con la denominación Silala Chico y el hito número LXXV con el nombre de Cahuana. El hito Silala están exactamente ubicado a una altura de 4340 m sobre el nivel del mar al sur del cerró Inacaliri o del cajón mientras que el hito Silala Chico está ubicado a una altura de 4849 metros sobre el nivel del mar. Esta demarcación, que hace el IGM, muestra claramente que las fuentes de agua del Silala se encuentran en territorio nacional y nadie puede dudar que este recurso esté en territorio boliviano.

Otro documento, que demuestra que las aguas del Silala está en territorio boliviano es LA CONCESIÓN DE LAS AGUAS DEL SILALA, suscrito el 23 de septiembre de 1908 y muestra claramente que el representante de la empresa anglo chilena presentó una demanda a la prefectura de Potosí para hacer uso de las aguas del Silala y el prefecto, de ese entonces, envía una instrucción a los honorables munícipes de la provincia Sur Lipez para que informen sobre las posibilidades de conceder las aguas del Silala, ubicadas en el Cantón Quetena, a la empresa The Antofagasta and Bolivian Railway Company Limited. Las autoridades municipales informan que es posible hacer la concesión de las aguas a la empresa por tanto, el prefecto René Calvo Arana, en su condición de Prefecto Accidental del Departamento de Potosí firma el documento de concesión de las aguas del Silala. Lamentablemente, pese a la intensa búsqueda en los archivos de la cancillería y en los archivos de la notaría de la Prefectura de Potosí, no se han podido encontrar el original de este documento, sin embargo existe fotocopia de esta concesión.

Estas tres fuentes de información, sobre la ubicación geográfica de las aguas del Silala, nos demuestran que este recurso vital está en territorio boliviano y nadie puede dudar, menos la empresa anglo chilena, quien fue la que solicitó a la prefectura de Potosí el uso de las aguas del Silala.

En el sector de las aguas del Silala, la temperatura durante los meses de septiembre a marzo varía entre -5 hasta 20 °C, mientras que en los meses de abril a agosto la temperatura varía de -20 hasta 10 °C. Hay que señalar que las aguas del Silala tienen un origen volcánico, por tanto es un agua casi termal.

Las vicuñas, las llamas, el avestruz la vizcacha y otros animales beben el agua de las vertientes del Silala, mientras que la leña, la paja brava, la yareta, la keñua y otros arbustos menores conforman la flora existente en el sector de las aguas del Silala.

De acuerdo a las visitas realizadas, a las vertientes del Silala, se ha podido constatar que la presencia de las autoridades departamentales y nacionales de Bolivia ha sido cero, mientras que las autoridades, especialmente los carabineros de Chile, han estado vigilando de forma constante para asegurar el abastecimiento de agua para la población de Calama y otras ciudades en la segunda región de Chile.

Una vez más, ayer como hoy, el sud oeste de Bolivia ha estado abandonado sin ninguna presencia boliviana, llegando al extremo que si no hubiere sido la Comisión FIDES, quien denuncie en 1991 el caso de las aguas del Silala no hubiera sido conocido por el pueblo boliviano.



[1] TRATADO DE PAZ Y AMISTAD, Biblioteca H. Congreso Nacional, Tomo I, “Tratados Internacionales”, página 272-287