Personajes chilenos comprometidos con Bolivia

Varios fueron los personajes chilenos que se manifestaron a favor para que Bolivia tenga un acceso libre y soberano a las costas del pacífico y reconocieron que el enclaustramiento era un exceso que se había cometido, por tanto es de suma importancia reparar este daño para convivir en paz y armonía.

Así por ejemplo, Don Luis Barros Borgoño, señalaba que “considero esencial la satisfacción de esa necesidad para su existencia autonómica, pues no sólo vía de internación y exportación de mercaderías es lo que Bolivia necesita, sino también dejar de ser Estado mediterráneo y ponerse en contacto con las demás naciones, como nación soberana, …..”.

Por otro lado, podemos nombrar a Dn. Agustinos Ross, quien expresaba: “Todo país necesita, por lo menos, un puerto propio, para comunicarse con los océanos con el mundo exterior, y para el desarrollo de su comercio, de su industria y su organización social”. El senador Ross planteaba la necesidad de que Chile entregue a Bolivia Arica y Tacna.

Don Carlos Vicuña Fuentes manifestaba que: “su salida al mar (para Bolivia) tendrá que ser forzosamente ineludible aspiración nacional y un eterno problema internacional cuya finalidad no podrá haber desacuerdo entre sus hombres. ….. en cuanto a Bolivia el problema es más hondo todavía porque es vital: no puede ella vivir enclaustrada fuera del acceso a la vía libre del mar”.

A estas opiniones se debe sumar las declaraciones del presidente chileno Salvador Allende, quien de forma abierta y espontánea afirmaba que Bolivia llegaría a las costas del Océano Pacífico, reparando así el daño que le había hecho Chile.

Estas afirmaciones, de personajes chilenos, se reflejaron ya en la década de los años 20 y 50. Esto nos muestra claramente que, los chilenos cultos, reconocen que se ha cometido un exceso en cuanto a la firma del tratado de 1904, porque se extralimita a la verdad y no representan el sentimiento de los pueblos.

Los chilenos están conscientes, que Bolivia no puede vivir enclaustrada, más al contrario surge la necesidad de hacer justicia y reparar el daño ocasionado en aquel tiempo, con el objeto de convivir en paz, libertad y armonía.

En estos tiempos, donde los estados libres y soberanos se organizan y conforman alianzas para superar los obstáculos económicos, sociales y culturales, Bolivia no puede estar aislada de este proceso y menos al margen del desarrollo e integración de los países latinoamericanos y mientras Bolivia no tenga un acceso libre y soberano a las costas del pacífico, habrá una bomba de tiempo.

De otro lado, surge la necesidad que se haga una campaña, no solo a nivel de los gobiernos sino también contactar a las instituciones representativas de todo el continente y a las personalidades, con el fin de que se expresen y manifiesten sobre esta injusticia internacional en que vive Bolivia.